Carnavales de Badajoz


Los Carnavales son una de las expresiones populares que nos identifican como ciudad.

Badajoz es una ciudad moderna y comercial, por ello su tradicional festejo del Carnaval a ido cambiando a lo largo de los tiempos, sobre todo a partir de la prohibición durante los años del Franquismo que marcó un antes y un después en nuestro más importante festejo popular.

 

En Badajoz, el Carnaval no se limita a ser un mero espectáculo visual para ser contemplado desde fuera, sino que constituye una auténtica explosión de alegre y sana actividad callejera en la que todos se integran como participantes, y en la que nadie se siente extraño ni forastero. Fiesta de Interés Turístico Regional. Pregón, concurso de murgas, coros y comparsas, tamborada, desfile de comparsas, carrozas y artilugios rodantes, exposiciones de trajes, gorrros y estandartes, indumentarias exóticas y espectaculares durante los 5 días anteriores al Miércoles de ceniza, donde la ciudad vive la fiesta en la calle.

 

El Carnaval Viejo es el anterior al año 1936 cuyas celebraciones gozaban de gran fama en toda Extremadura. Sus celebraciones consistían en los fastuosos bailes de máscaras que tenían lugar en el Teatro López de Ayala, en El Casino, y el Liceo de Artesanos, a parte de los paseos de máscaras por las calles del Barrio Viejo. Tras el paréntesis que significo el periodo de la Dictadura de Franco a principios de los 80 surgen gracias a la iniciativa de algunas personas de la ciudad la fiesta que antaño tanta fama tuvieron.

1981 fue el año que vio nacer los primeros carnavales de la "era moderna" en Badajoz, de la mano de, principalmente, un grupo de amantes de la fiesta que se reunían en el Mesón el Tronco, (esquina Felipe Checa con Muñoz Torrero) ahí, junto a la Diputación. El por entonces, concejal por el Partido Comunista, José Manuel Villafaina, se puso en contacto con ellos para dar forma al carnaval de ese año, y para mediar entre ellos y el Ayuntamiento.

El intento de golpe de estado del teniente coronel Tejero y compañía, hizo que se tuviese que aplazar el nacimiento de los carnavales en nuestra ciudad, que pasaron del 28 de Febrero al 7 de Marzo.

 

Estos primeros carnavales cogieron por sorpresa a la mayoría de la población pacense que, realmente, se enteró de los mismos tras el pregón de Juan José Poblador. No obstante, miles de personas salieron a la calle disfrazados con lo primero que encontraban en sus casas y, a pesar del escaso presupuesto con el que se contó, los primeros carnavales fueron todo un éxito y sentaron las bases para las fiestas venideras.

Así comenzaron aquellos carnavales con nuestro grito de guerra de ¡¡Eo Badajoz, Badajoz, Badajoz!!.

 

Durante toda la década de los 80 la fiesta se fue consolidando, convirtiendose en el más participativo de España. Debido a la trascendencia de la fiesta el ayuntamiento empieza a considerarla como la Fiesta más importante de la ciudad, apoyándola hasta su consolidación entre los mejores carnavales de España. En 1995 la Junta de Extremadura los nombra “Fiesta de Interés Turístico”.

 

El preludio del Carnaval Pacense es todos los años la Fiesta de las Candelas y de la Tamborada. Este festejo es el cierre del año Carnavalero anterior y la Bienvenida del Nuevo Carnaval. En esta celebración se produce la “Quema del Marimanta” que representa las cosas malas del año anterior. Tras este acto se procede al concurso de la Tamborada donde las comparsas (grupos de baile y percusión) muestran a la ciudad sus composiciones con instrumentos de percusión, mientras el público disfruta de los vinos y hornazos de la tierra.

 

El Carnaval propiamente dicho comienza el viernes 45 días antes del Domingo de Ramos. Se inaugura la fiesta con el desfile de comparsas infantiles a cuyo final se celebra el pregón de apertura del Carnaval. Esa misma noche las Murgas con sus canciones llenas de gracia, participan en el Concurso de Murgas. Durante todos los días que duran la fiesta la ciudad se llena de colorido y de imaginativos disfraces que se echan a la calle para disfrutar de las largas noches invernales de la ciudad. El domingo al atardecer la ciudad se llena de gente venidas de toda la penísula, y al lado del río Guadiana se preparan todas las Comparsas para ofrecerles a la ciudad y todos los visitantes sus vistosos y originales disfraces además de sus elaboradas coreografías aderezadas con los sones de los instrumentos de percusión. Tras el desfile de Comparsas y Disfraces por las calles más importantes de la ciudad, todas las comparsas y Murgas se disponen a animar las calles y plazas. El último día de Fiesta es el Martes de Carnaval en el que por la mañana, tras una larga noche de algarabía , los disfraces se acercan al popular barrio de San Roque al “entierro de la Sardina” en el que se representa la Muerte de Don Carnal (el espiritu de la fiesta y la algarabía) y se da paso a la Cuaresma que es tiempo de recogimiento y penitencia.

Fuente: alcazaba.unex.


Agrupaciones

Carteles

Pregoneros

Museo




Deja tu comentario....

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.