Esculturas y Monumentos

Por toda nuestra ciudad de Badajoz existen una serie de monumentos evocando la historia, la vida y la obra de una serie de personajes extremeños ilustres, son personajes que nos dejaron un legado, con sus vidas ejemplares y sus contribuciones a nuestra historia o nuestro patrimonio.

En otros casos se recuerdan hechos luctuosos, como la trágica riada de 1996, las victimas de la gerra civil, las victimas extremeñas del terrorismo, y la poética relación entre el rio Guadiana y la ciudad.


Cruz del Jubileo de la antigua Ermita de San José


En la Plaza de San José, frente a la entrada del Convento de las Madres Adoratrices se encuentra una cruz de hierro sobre una columna de mármol. Ésta fue colocada ahí en el año 1632, frente a la puerta de la desaparecida Ermita de San José, indicando que se ganaba el Jublieo con la visita a este templo, en una placa con la incripción que dice lo siguiente:

DIA DE SAN JOSEPH

Y DIA DE LA EXALTACION

DE LA CRUZ Y DIA

DE S. ESTEVAN Y DIA

DE SAN PHELIPE Y S. TIAGO

SE GANA JUBILEO

EN ESTA SANTA CASA

HISOSE AÑO DE 1632


Monumento a la Memoria del General Menacho


En 1892 se tomó la decisión de erigir un Monumento al General Menacho (Cádiz, 1766- Badajoz, 1811) que, alcanzado por una bala de cañón, murió defendiendo Badajoz en ese mismo lugar (Baluarte de Santiago) en 1811, durante la Guerra de la Independencia Española, sus restos descansan en un mausoleo situado en el claustro de la Catedral.

Con la colaboración del ejército, ayuntamiento, entidades y ciudadanos el monumento se hizo realidad el 2 de mayo de 1893. Se rodeó de bellos jardines, con una escalinata que conduce a la parte alta del baluarte, y además se llamó Calle Menacho a la calle que conduce a él.

El diseño corrió a cargo de Julio Carande Galán, y fue realizado por los marmolistas Antonio Zoido y Antonio Almendros. Consta de una columna sobre pedestal de ocho metros de altura, realizada en mármol portugués, italiano y de Alconera, la cual está rodeada por cuatro leones de mármol.

En el pedestal de la columna aparecen escenas militares alusivas al personaje.


Monumento a Moreno Nieto


La escultura más antigua de Badajoz representando una forma humana es la dedicada a José Moreno Nieto (nacido en Siruela (Badajoz) en 1825 y fallecido en Madrid en 1882), obra de Aniceto Marinas García y realizada en bronce.

La estatua se situó en la Plaza de Minayo en 1897, rodeada por un jardín y emblemáticos edificios de la ciudad como el Hospital Provincial San Sebastian, el Teatro López de Ayala, la Iglesia de San Juan Bautista, y los desaparecidos Seminario de San Atón, Convento de San Francisco y Cuartel de Infantería.

José Moreno Nieto fue Catedrático de árabe en Granada, ayudando en la traducción de las inscripciones de la Alhambra, y escribiendo el libro Gramática de la Lengua Arábica (1872). También fue Catedrático de Historia de los Tratados en la Facultad de Derecho, Presidente del Ateneo, catedrático de la Universidad Central, miembro de las Academias de Historia, Ciencias Morales y Políticas, y Jurisprudencia y Legislación, Director General de Instrucción Pública (1874) y diputado por la provincia de Badajoz (1885-1886).


Monumento a Luis de Morales


En 1925 se colocó en la Plaza de España, frente al Palacio Municipal, una estatua de bronce representando al pintor pacense Luis de Morales, la figura aparece sentada y sosteniendo en sus manos una tabla de pinturas y varios pinceles. Frente a la estatua se encuentra la Catedral, que acoge algunas de sus obras como por ejemplo “La Piedad” (1560), la cual aparece representada en el pedestal de la escultura.

Luis de Morales (Badajoz, 1509? - 1586), fue un pintor de estilo manierista, y debido a la fama que disfrutó en vida y a la predilección por temas religiosos en sus obras, fue llamado "El divino Morales".

Desarrolló su actividad en un relativo aislamiento en Extremadura, si bien sus obras se distribuyeron por la península.

En su pintura se observa un alargamiento de las figuras y el uso de la técnica del esfumado leonardesco, lo cual hace pensar en influencias de escuelas pictóricas extranjeras.

No obstante, debido a su particular estilo de representación su obra es fácilmente identificable.


Monumento a Zurbarán


La Plaza de Cervantes (conocida como San Andrés), está presidida por la estatua en bronce de Francisco de Zurbarán, obra de 1932 realizada el escultor Aurelio Cabrera Gallardo. Esta escultura fue levantada por suscripción pública, promovida por el colectivo "Artistas extremeños". La estatua está rodeada por un pequeño jardín y una fuente, y el magnífico empedrado portugués de la plaza, que data de 1888.

Francisco de Zurbarán nació en Fuente de Cantos (Badajoz) en 1598 y falleció en Madrid en 1664, fue un pintor del Siglo de Oro español, contemporáneo y amigo de Velázquez, Zurbarán destacó en la pintura religiosa, en la que su arte revela una gran fuerza visual y un profundo misticismo.

Fue un artista representativo de la Contrarreforma. Influido en sus comienzos por Caravaggio, su estilo fue evolucionando para aproximarse a los maestros manieristas italianos. Sus representaciones se alejan del realismo de Velázquez y sus composiciones se caracterizan por un modelado claroscuro con tonos más ácidos.


Monumento a Carolina Coronado


Desde 1945 Carolina Coronado tiene una estatua en Badajoz, la cual está situada al borde del estanque de patos y cisnes del Parque de Castelar.

En la base de la estatua se puede leer la inscripcíón "La sensibilidad de la mujer en ti se hizo poesía".

Carolina Coronado Romero de Tejada nació en Almendralejo (Badajoz) en 1820, y falleció en Lisboa en 1911.

Está enterrada en el cementerio de San Juan de Badajoz, fue una escritora española, considerada como la equivalente extremeña de otras autoras románticas coetáneas como Rosalía de Castro, y autora de tal notoriedad que llegaría a ser calificada con el título de "Bécquer femenino".  


Monumento a Adelardo Covarsí


En un tranquilo rincón del Parque de Castelar podemos encontrar un busto de piedra del pintor pacense Adelardo Covarsí, instalado en 1952, obra de José Silva. En el frontal se aprecia una reproducción, en cerámica decorada, de su cuadro “El zagal de las monjas”. En un lateral, difícil de ver, aparece el texto: “...y fundió en sus lienzos el cielo y la tierra de la Extremadura,con un afán partitivo y a veces en favor de los humildes, del que son testimonio las figuras populares de los monteros, señores nativos de las serranías; otras con hondas lejanías sin linderos...”

Adelardo Covarsí Yustas nació en Badajoz en 1885, y falleció en Badajoz en 1951, fue un pintor de destacada técnica y con una obra marcada por temas costumbristas, rurales, cinegéticos y de paisajes extremeños.

En 1907 ocupó la plaza de profesor de Dibujo en la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz.

Desarrolló una labor cultural importante desde su puesto como Director de la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz y como primer Director del Museo Provincial de Bellas Artes de Badajoz, establecido en 1922, y donde se conserva buena parte de su obra.

Fue nombrado Hijo Predilecto de la Ciudad de Badajoz en 1947, y obtuvo la Medalla de Honor de la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1948.


Cojunto Monumental del Héroe Muerto, Los Cuatro Evangelistas

y la Cruz de los Caidos



El Héroe Muerto (o el Soldado Caído), obra de Juan de Avalos, fue realizado en 1950 por encargo del Ayuntamiento, y colocado en 1956 junto con los primeros bocetos de Los Cuatro Evangelistas (Juan, Lucas, Marcos y Mateo) que realizó para el Valle de Los Caídos en San Lorenzo de El Escorial.

Los Evangelistas aparecen junto con sus símbolos: San Mateo con un hombre-ángel, San Marcos con un león, San Lucas con un toro, y San Juan con un águila. Posteriormente la antigua Cruz de Los Caídos, obra de Ángel Zoido colocada originalmente en 1943 en la Alcazaba, fue incorporada a este conjunto de esculturas.

Todas ellas se encuentra en el jardín interior del Baluarte de la Trinidad


Monumento a Luis Chamizo y al poema "La Nacencia"

En 1966 gracias al Instituto de Cultura Hispánica y el Ayuntamiento de Badajoz se levantó en el Parque de Castelar, un busto de bronce en honor a Luis Chamizo, obra de Rosa Telesforo Gumiel.

Luis Florencio Chamizo Trigueros nació en Guareña (Badajoz) en 1894, y falleció en Madrid en 1945 fue un escritor extremeño famoso por utilizar el castúo además del español.

Entre sus obras más famosas se encuentran “El Miajón de los Castúos”, “Las Brujas”, “Extremadura”, entre otras.

El momumento al poema "La Nacencia" de Luis Chamizo era un bajorrelieve en bronce obra de E. Laiz Campos. Se instaló en los años 60 en el Parque de la Legión. La obra representaba a dos padres con un niño y un burro, estando coronada por el busto del poeta, también en bronce. El monumento se complementaba con la Fuente de La Nacencia, construida con cantos de río, al estilo del Parque Güell, obra de Antonio Juez (al igual que el resto del parque). En esta fuente nacía un riachuelo artificial que contaba con flores y peces y recorría el Parque de La Legión hasta llegar al Puente de San Roque.

 



Monumento a la obra "Los Monteros" de Adelardo Covarsi


El monumento a la obra “Los Monteros”, del pintor Adelardo Covarsí  está realizado en piedra por Juan de Ávalos. Reproduce una de las escenas venatorias características del artista compuesta por varios personajes.

Esta obra fue colocada en 1968 en el Paseo Fluvial junto a la cabeza del Puente de la Universidad.


Monumento al Padre Lopez


El Ayuntamiento de Badajoz, ante la petición popular, otorgó el titulo de Hijo Adoptivo a Benigno López de Sosoaga y Borinaga, el “Padre López”, tambien conocido popularmente el "Padre Perrachica" y le levanto un busto de bronce como homenaje en la plaza que lleva su nombre en la barriada de Pardaleras, dicho busto es obra de E. Silva.

Benigno López de Sosoaga y Borinaga nació en Lopidana (Álava) en 1899, y falleció en Badajoz en 1971, fue un jesuita vasco muy popular en Badajoz en las décadas de los 50 y 60, debido a su dedicación abnegada a los pobres y enfermos.


Monumento a Hernando de Soto


La única estatua ecuestre de Badajoz es la dedicada al conquistador extremeño Hernando de Soto, obra del escultor Enrique Pérez Comendador (1981). Originalmente ubicada en la Avenida de Huelva, y posteriormente trasladada a la Plaza de los Alféreces Provisionales, actualmente se encuentra en la Avenida Tomás Romero de Castilla. En la base de la misma se puede leer la leyenda: “La Diputación Provincial al Pueblo de Badajoz. Esta estatua de Hernando de Soto obra del escultor Pérez Comendador fue erigida por la Diputación Provincial siendo su presidente Luciano Pérez de Acevedo. Se inauguró el día 2 de junio de 1981 en homenaje a los conquistadores extremeños.” Hernando de Soto  nació en Jerez de los Caballeros (Badajoz) en 1500, y falleció en el río Misisipi en 1542, fue un conquistador y explorador extremeño que viajó a América y participó en la expedición de Gaspar de Espinosa que descubrió la costa de Nicaragua, y luego en la conquista de este territorio, a las órdenes de Hernández de Córdoba, en 1523. Además ocupó el cargo de Gobernador de la isla de Cuba entre 1538 y 1539, año en que parte a la conquista de la Florida.


Monumento a Manuel Monterrey


En 1982 se instaló en el Parque de La Legión un busto de bronce, obra de José Sánchez Silva, dedicado al poeta pacense Manuel Monterrey, portando un libro de poesías en su mano derecha.

Manuel Monterrey “El Poeta Relojero” nació en Badajoz en 1877 y falleció en Badajoz en 1963, además de poeta fue viajante y relojero, en la Joyería-Relojería Álvarez Buiza cuando ésta se encontraba en la Casa Álvarez-Buiza de la Plaza de España.


Monumento a los Extremeños Universales


El Monumento a los Extremeños Universales es una soberbia figura femenina representando a la Victoria que sostiene en alto una espada con los brazos extendidos sobre un pedestal de granito en forma de proa.

Esta obra de Juan de Ávalos se instaló al inicio de la Avenida de Colón en 1983.


Monumento a Porrina de Badajoz


En 1987 se instaló un grupo escultórico en la Plaza de la Soledad, obra de Juan Cuevas Lozano, levantado en honor del mítico cantaor pacense José Salazar Molina "Porrina de Badajoz", el cual aparece acompañado por un guitarrista anónimo. Este grupo escultórico se colocó sobre un pedestal de granito y orientado hacia la Ermita de la Soledad, de modo que el cantaor parecía “cantarle” a Ntra. Sra. De la Soledad, Patrona de Badajoz. En una placa se podía leer: “José Salazar Molina (1924-1977). Extremadura a "Porrina". Gitano y de Badajoz.”. En 2010, tras la remodelación de la plaza, el grupo escultórico fue bajado de su pedestal y se colocó a ras de suelo.

José Salazar Molina nació en Badajoz en 1924 y falleció en Madrid en 1977, fue un cantaor flamenco conocido artísticamente como Porrina de Badajoz. Consiguió el éxito a los 28 años por las condiciones excepcionales de su voz: velocidad, limpieza, seguridad, musicalidad y eco flamenco, que lo hacían sonar distinto a los demás cantaores. Además, destacó la fuerte personalidad del cantaor y su intuición e inteligencia para fabricarse todo un marketing con su vestuario, gafas y clavel, que lo hacían reconocible e inconfundible.


La Ciudad y el Rio


Esta composición, que se ubica en la rotonda donde se cruzan las avenidas de Sinforiano Madroñero y José María Alcaraz y Alenda, fue inaugurada en 1999 y es obra del escultor emeritense Juan de Ávalos. Se trata de una fuente que representa una alegoría del río Guadiana y su vinculación con la ciudad. Cuenta con una escultura de bronce de dos mil kilos compuesta de un hombre y una mujer de la que parten las canalizaciones de los principales chorros de agua.


Monumento a las Víctimas de la Riada de 1997


Este monumento fue levantado por iniciatuva del Club Rotary de Badajoz, para preservar el recuerdo de la trágica riada que en Noviembre de 1997 asoló gran parte de las barriadas de Pardaleras, Cerro de Reyes y San Roque en Badajoz, produciendo la muerte de más de veinte personas y daños materiales que aun no se han recuperado.

Esta obra se encuentra en el Parque de La Legión.


Los Tres Poetas

Manuel Pacheco

Jesus Delgado Valhondo

Luis Alvarez Lencero



Este grupo escultórico de más de 70 toneladas se ubica en la rotonda que da acceso al Puente de la Autonomía desde la carretera de circunvalación, en las traseras del Palacio de Godoy y junto a la Puerta y Ermita de Pajaritos.

Representa tres cabezas, pertenecientes a los poetas Jesús Delgado Valhondo, Luis Álvarez Lencero y Manuel Pacheco. Es obra del escultor Luis Martínez Giraldo.

Las tres cabezas están realizadas en bronce con una pátina verde, y unidas en su base por un antebrazo que sostiene un bastón, todo ello as su vez está colocado sobre dos libros en horizontal realizados en granito y mármol, y uno vertical realizado en pizarra, una fuente y un jardín completan el conjunto.

 

Sobre el libro vertical están grabados los versos:

“Mi río tiene nombre de mujer y se llama Guadiana (Manuel Pacheco).

El Guadiana, con falda siempre llena de cielos (Delgado Valhondo).

Sólo tengo un corazón tan grande como el Guadiana (Álvarez Lencero)”.

 

 

Jesús Delgado Valhondo nació en Mérida en 1909 y falleció en Badajoz en 1993), maestro de profesión y político, recibió en 1978 el Primer Premio de Poesía "Hispanidad", la Medalla de Extremadura (1988) y fue nombrado Hijo Predilecto por el Ayuntamiento de Mérida (1993).

Manuel Pacheco Conejo nació en Olivenza en 1920 y falleció en Badajoz en 1998.

Luis Álvarez Lencero nació en Badajoz en 1923 y falleció en Merida en 1982.

Ambos fueron unos auténticos autodidactas, ejercieron los más diversos oficios: Pacheco, de aprendiz de carpintero, marmolista, contable y bibliotecario, y Álvarez Lencero, de pintor y escultor del hierro. 


Monumento a Ibn Marwan


En el año 2003 la Ciudad de Badajoz erigió una estatua en bronce de Ibn Marwan, obra del artista Estanislao Garcia Olivares. Se encuentra en la zona ajardinada junto al acceso a la Alcazaba a través de la Puerta de Carros y Puerta de Yelves, representa a Ibn Marwan mirando al Guadiana y saludando a los que suben a la Alcazaba.

En el pedestal se puede leer, en español y árabe, lo siguiente: “Ibn Marwan, Fundador de Badajoz, Año 875 - 261 H. Escultor, Estanislao García, 2003.”

Abd al-Rahman ibn Muhammad Ibn Marwan Ibn Yunus al-Yilligi al-Maridi, conocido como Ibn Marwan al-Yilliqui (Ibn Marwan, "el hijo del gallego") (muerto en 889), fue un señor hispanomusulmán que ejerció el control del Guadiana Bajo y Medio y el sur del actual Portugal en la segunda mitad del siglo IX. Tras protagonizar varias revueltas fue expulsado de Mérida y fundó la ciudad de Badajoz en el año 875. A pesar de ser considerado oficialmente el fundador de Badajoz, se han hallado bastantes restos arqueológicos que hacen pensar que había asentamientos previos en la zona.


Monumentos a Francisco Pizarro y Pedro de Alvarado


En el año 2003 fueron colocadas en el Paseo Fluvial las tallas en bronce a tamaño natural, de los conquistadores extremeños Francisco Pizarro y Pedro de Alvarado, obras de Estanislao García Olivares.

Francisco Pizarro nació en Trujillo (Cáceres) en 1475 y falleció en Lima (Perú) en 1541, es famoso por ser el conquistador del Perú.

Pedro de Alvarado nació en Badajoz en 1485 y falleció en Guadalajara (México) en 1541, fue el conquistador de México, Guatemala y El Salvador, y lugarteniente de Hernán Cortes.


Monumento a las Víctimas de la Guerra Civil


El monumento en memoria de las víctimas de la guerra civil está situado sobre el espacio donde un día estuvo la antigua Plaza de Toros de Badajoz (Baluarte de San Roque), en la que se internó a los presos hechos por el bando nacional,  y que hoy está ocupado por el Palacio de Congresos. Este monumento fue realizado por la escultora Blanca Muñoz, el cual a base de tubos metálicos que proyectan sobre el suelo una sombra con forma de flor.


Monumento a Manuel Rojas Torres


Erigido por suscripción popular, en 2008 se inauguró un busto de bronce sobre granito en honor a Manuel Rojas, alcalde de Badajoz entre 1983 y 1991.

Es obra del escultor pacense Estanislao García Olivares, y se encuentra situado en el Parque de San Fernando.

Manuel Rojas Torres nació en Badajoz en 1945 y falleció en Badajoz en 2000. fue alcalde de Badajoz por el PSOE entre 1983 y 1991. Ingeniero Técnico Industrial de formación, era hombre conocido, popular y de trato amable.


Monumento a Manuel Godoy


La historia de este monumento arranca en 1807, cuando se acordó levantar una estatua de mármol y bronce en honor al pacense Manuel Godoy. Sin embargo hasta 2008 no se hizo realidad, obra en bronce del escultor Luis Martínez Giraldo. La figura aparece mirando en dirección Olivenza, que fue recuperada en el Tratado de Badajoz (1801) el cual aparece en las manos de la figura. Así mismo la figura lleva colgada espada de militar de altísima graduación, una vara como símbolo de poder, y a sus pies un cañón junto a un ramo de naranjas, recuerdo que Godoy envió a la Reina María Luisa, recogido durante el sitio a las ciudades portuguesas (Guerra de Las Naranjas).

Se encuentra instalada en la Plaza de San Atón.

Manuel Godoy y Álvarez de Faria nació en Badajoz en 1767 y falleció en París en 1851, fue un noble y político español, favorito y primer ministro de Carlos IV. Fue duque de la Alcudia y de Sueca y Príncipe de la Paz, por la negociación de la Paz de Basilea (1795). También fue secretario de Estado (1792-1798) y Generalísimo (1801-1808) estuvo al frente del gobierno de España durante la crisis europea provocada por la Revolución Francesa y las ambiciones de Napoleón Bonaparte, que culminó con la invasión francesa de 1808 y la Guerra de Independencia, pocos meses después de la caída de Carlos IV y el propio Godoy a causa del Motín de Aranjuez. A lo largo de su valimiento, lleno de luces y sombras, logró mantener la situación de España ante el poderío de Francia con una política exterior pragmática -en tanto que otras potencias como Austria, Prusia u Holanda eran humilladas o anexionadas-, mientras que en el interior trató de llevar a cabo un programa reformista ilustrado que generó un profundo rechazo en muchos grupos sociales, en especial entre la nobleza y el clero.


Monumento a San Vicente de Paul


La estatua en reconocimiento a San Vicente de Paúl, realizada en bronce, es obra de José Manuel Gamero Gil, y fue inaugurada en 2010 en la Plaza de Santo Domingo, frente a la Iglesia de Santo Domingo.

La escultura es un conjunto completo, incluida la peana. El hueco de esta base es, según el autor, “la parte espiritual del santo, es como un canal hacia Dios porque a través del mismo se ve la puerta de la iglesia de Santo Domingo”. A San Vicente lo acompaña un niño “arropado por el santo como símbolo de protección”.

El lugar de nacimiento de San Vicente de Paúl, no se conoce en seguridad, unos piensan que nació en Pouy (Francia) en 1581, y otros en Tamarite de Litera (Huesca) en 1576 (de donde sí eran sus padres), y falleció en  París en 1660, fue un sacerdote francés. Es una de las figuras más representativas del catolicismo en la Francia del siglo XVII. Fue fundador de la Congregación de la Misión, también llamada de Misioneros Paúles, Lazaristas o Vicentinos (1625) y, junto a Luisa de Marillac, de las Hijas de la Caridad (1633). Fue nombrado Limosnero Real por Luis XIII, función en la cual abogó por mejoras en las condiciones de los campesinos y aldeanos.


Monumento de Bienvenida a los Portugueses


Este conjunto escultórico, realizado en bronce y de más de cinco metros de altura, representa una mujer con el torso desnudo, de puntillas y los brazos abiertos, como si emprendiera el vuelo, lleva el pelo recogido en una trenza y su rostro es sereno representando “el abrazo de los pacenses a Portugal”.

Es obra de Ricardo García Lozano, y fue instalada a finales de 2010.

Esta escultura lleva el nombre de Ciudad de Badajoz, y está colocada sobre un gran pedestal en el centro de la primera rotonda de la avenida de Elvas, a la altura del Ifeba y Lusiberia y su significado es dar la bienvenida a los portugueses que llegan a Badajoz.


Obelisco a las víctimas de Los Sitios de Badajoz (1811-1812)



El 21 de abril de 2012, a propuestas de la Iniciativa Ciudadana Baluarte, el Ayuntamiento de Badajoz inauguró este Obelisco de conmemoración a los caidos durante la Guerra de la Independencia en Badajoz (1811-1812). Su instalación se encuadró dentro del plan de conmemoración del Bicentenario del asedio y toma de la ciudad en esa guerra.

El Obelisco es obra de Estanislao García Olivares (autor del Monumento a Ibn Marwan y del Monumento a Francisco Pizarro y Pedro de Alvarado), y está realizado en granito de Quintana de La Serena. El obelisco mide 6,7 metros de alto. Es de corte clásico, con una base cuadrangular y un cubo central. En cada una de sus caras se encuentra un un relieve en bronce con un escudo y representando a España, Portugal, Francia e Inglaterra, con una inscripción en sus respectivos idiomas. Así mismo, las molduras de la base imitan la muralla abaluartada que cobija este monumento.

El lugar donde se ha ubicado, el Parque de Los Sitios de Badajoz (junto al Baluarte de Santa María), no es casual, ya que está muy próximo al lugar donde los ingleses abrieron una de las brechas (en el Baluarte de la Trinidad) que conduciría a la Toma de Badajoz (6/7-04-1812), la cual marcaría el incio del declive del dominio francés en el territorio español. Unas fantásticas recreaciones en miniatura de estos hechos históricos pueden contemplarse desde abril de 2012 en la Sala de las Batallas. Guerra de la Independencia del Museo de la Ciudad "Luis de Morales".


Homenaje a las Víctimas del Terrorismo


Las víctimas extremeñas del terrorismo tienen un monumento-homenaje en la ciudad de Badajoz.

Está situado en la rotonda de Sinforiano Madroñero con Godofredo Ortega y Muñoz, ahora llamada Rotonda de las Víctimas del Terrorismo, se compone de 56 corazones de cerámica, cada uno de ellos con el nombre y la edad de una víctima, y 279 flores.

Ideado por el arquitecto Tomás Vega y los artistas Victoriano, Beatriz y Andrés Amores, representa “el dolor de una madre cuando se rompe el corazón de un hijo”. Las piezas están hechas en cerámica, rotas y a la vez pegadas.

Todo, ha explicado Andrés Amores, con la técnica “e-corte”, parecida a la que utilizó Gaudí en la construcción de la Sagrada Familia. Las  flores representan el nacimiento de “algo que sale de la tierra, por donde se fueron ellos”.



Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.