Antiguas Fuentes Públicas de Badajoz



A medidados del siglo XIX había en los extramuros en la ciudad algunas fuentes de agua apta para el consumo procedente de veneros naturales que se surtían del Guadiana, el Rivillas o el Gévora.

De algunas de ellas solo se conservan restos, aunque sin el uso para el que fueron construidas y otras han desaparecido por diversos motivos.

Eran los propios particulares o los aguadores, con sus carros y burros, los que se encargaban de transportar el preciado líquido hasta las viviendas.

El precio que cobraban los aguadores se establecía en función de la calidad del agua y de la distancia que tenían que recorrer, y entre las más apetecibles estaban las de la Rana y Cuadrejones.


Fuente de Mafra

La Fuente de Mafra, primera de las públicas de las que se tiene constancia en Badajoz, y se situaba entre Puerta de Palmas y Puerta de Carros, accediéndose a ella por una rampa que llegaba hasta el río y los embarcaderos, tenía una inscripción en la que se leia que fué mandada hacer al arquitecto Gaspar Méndez por el corregidor Gonzalo de Mafra en 1545.

Se fué destruyendo a partir de 1876 para construir el primer camino exterior como antecedente de la actual carretera de circunvalación, también fueron destruidas bajo el mismo pretexto las corachas de la Alcazaba.


Fuente del Rivillas

La Fuente del Rivillas, estuvo situada frente al Baluarte de la Trinidad,  y a la que se podía acceder a través de un pasadizo, llamado el Caño de la Loba, que arrancaba desde el final de la calle Afligidos y cuya salida está situada en el centro de la cortina comprendida entre los baluartes de la Trinidad y San Pedro. por cierto, la lápida que tenía la fuente se conserva en el Museo Arqueológico. Esta fuente sería considerada como la segunda fuente más antigua de Badajoz, construída en 1.549, cuatro años después de la de Mafra, por el mismo arquitecto de ésta, Gaspar Méndez, pero bajo mandato de un nuevo corregidor: Nuño de la Cueva.

Esta fuente, bautizada como Fuente Rivillas, se levantaría con sillares y sobreviviría a su desuso en la segunda mitad del siglo XX varios años más, hasta acordarse la demolición del bien en los años 70.


Fuente de Cuadrejones

La Fuente de Cuadrejones,  se encuentra situada en un camino particular cerca de la escuela de Ingeniería Agraria, en la carretera de Cáceres, y se desconoce su fecha de construcción, aunque los primeros datos se remontan a la primera mitad del siglo XVII. Su existencia a comienzos del siglo XVIII se ve avalada por las crónicas militares que describen el sitio de Badajoz, de octubre de 1705, durante la Guerra de Sucesión, cuando junto al manantial se alojaron las tropas borbónicas que acudieron al rescate de la ciudad caída en manos portuguesas. Con la llegada a finales del siglo XIX del agua corriente al interior de la ciudad, las fuentes ubicadas extramuros serán menos visitadas, hasta caer, durante la segunda mitad del siglo XX, en el abandono y el olvido. La Fuente de Cuadrejones se mantendrá desde entonces en desuso, desecado su interior, utilizado hoy en día como vertedero. Sus aguas, finas y limpias, eran junto a las de la Fuente de la Rana las más apreciadas por la ciudadanía, que no dudaba en pagar un precio más alto a los aguadores que hasta el centro de la localidad repartían las aguas de allí traídas.

A pesar de su abandono, conserva íntegramente su estructura de planta cuadrangular, de tres metros de lado aproximadamente, con fábrica en simbiosis de ladrillo y mampostería pizarrosa, cubierta con bóveda de arista que, en su interior, luce nervadura enladrillada donde sobresale una clave granítica. De granito son también los sillares sobre los que se asienta el inmueble, así como los bloques que empequeñecen la entrada al enclave, que mira al río, dotada originalmente de un amplio arco escarzano. En el interior subsisten restos del enlucido que cubría las paredes, protegiéndolas de la humedad y acción del agua manada.



Fuente del Vivero

La Fuente del Vivero. ya desaparecida, se encontraba en un paraje de la orilla derecha del Guadiana conocido como Parque del Vivero, que estaba en la hoy Avenida de Elvas, donde se criaban los árboles para repoblar caminos, carreteras y municipios por parte del Ministerio de Obras Públicas. El agua se extraía manualmente con dos bombas de hierro que moviendo sus brazos hacia arriba y abajo salía el agua fresca y clara.

Imágenes del Parque El Vivero donde estuvo ubicada.



Fuente de la Rana

La Fuente de la Rana, se encuentra en el hornabeque que cierra en su extremo norte el Puente de Palmas, excavada en el foso que rodea el mismo, aprovechando un venero que mana agua del cercano río Guadiana, en simbiosis con la pared de contraescarpa que protege el flanco oriental del conjunto defensivo, bajo la garita que asoma en la esquina noreste de la pequeña fortificación.

Excavada bajo el muro de contraescarpa, donde varias bóvedas sustentan el depósito acuífero, la Fuente de la Rana fue sometida, desde su creación a comienzos del siglo XVIII, a tres distintas remodelaciones, siendo su aspecto actual el derivado de las actuaciones ejecutadas en 1.904, cuando una pequeña bóveda de cañón fue puesta como protección exterior del manantial, al que se accede por una escalera en rincón abierta a la izquierda del monumento.

Clausurada durante los pasados años 60, completamente abandonada, semidestruida y degradada, la Fuente de la Rana ha sido sometida a una reciente restauración que ha permitido recuperar este bien inmueble popular de la ciudad de Badajoz, reconstruyéndose, entre otras intervenciones, la bóveda que cubría el acuífero, destruida en base a dañinos actos vandálicos, descubriéndose además restos arquitectónicos pertenecientes a la primera fase constructiva del manantial, como son la voluta que ornamentaba el sustento de un original arco, así como los primeros escalones que permitían la bajada al pozo inicial, en la esquina derecha del actual........



Fuente Caballeros

La Fuente Caballeros, ubicada en la vega del río Rivillas, en el margen izquierdo del mismo y a los pies del Cerro de las Mayas, de donde recoge parte del agua de lluvia que desde la colina de éste desciende por su falda septentrional hasta la rivera cercana, junto al Cerro de Reyes, la Fuente Caballeros se mantiene semienterrada desde que, en la segunda mitad del siglo XX, se confirmase la presencia de nitratos en unas aguas consideradas antaño medicinales, sobresaliendo apenas de la misma el frontón triangular que corona su frente, se encuentra en completo abandono y desuso, ya que permanece semienterrada y ubicada en un enclave que antiguamente se utilizaba como recreo, hoy está engullido por la maleza y convertido en vertedero, por su dejadez ha sido maltratada por las inclemencias del tiempo y victima del vandalismo, se encuentra cubierta de pintadas y su interior, roto el tapiado que lo protegía, se utiliza como basurero.....Una verdadera lástima.



Fuente de Pardaleras

La Fuente de Pardaleras, estuvo situada en el llano del mismo nombre, donde hoy se encuentra el centro comercial La Plaza y las viviendas de la Diputación, los residentes de la barriada la utilizaban para coger el agua necesaria para suss familias a base cántaros, baños, cubos y otros utensilios para su transporte hasta las casas.....

Creo recordar que desapareció en los años setenta, debido a la urbanización de la zona.


Fuente de La Picuriña

La Fuente de la Picuriña, cerca de lo que fuese el Fuerte de la Picuriña, englobada dentro de los jardines que completan la actual calle de Fernando Calvo y frente a la entrada del campo de fútbol del CD San Roque, sobrevive una de las últimas antiguas fuentes, hubo un tiempo en el cual sirvió de gran utilidad a los vecinos de la zona, entre los cuales me encuentro, ya que nos suministraba el agua para nuestras casas, teníamos que acarrearla en cubos, vasijas, cántaras y oros utensilios, hoy en día se encuentra en total desuso, desatendida y sirviendo de vertedero (como se observa en una de las fotografías inferiores), para algunas incívicas.

Fotografía de Juan José Benitez



Fuente de San Fernando

La Fuente de San Fernando, se encontraba situada junto a la antigua iglesia de San Fernando, en la barriada de mismo nombre, hoy se encuentra desaparecida debido al movimiento urbanístico que se realizó, como en otras barriadas, para su mejora, ampliación y edificación de los primeros edificios de viviendas.




Comentarios: 0