Plaza de San José


La plaza de San José en su origen formaba un conjunto con la Plaza Alta, pero está separada desde el siglo XVII de la Plaza Alta por el Arco del Peso, y se fue formando por las edificaciones que a partir del S. XIV se construyeron dando lugar una plaza porticada, de las que aún perduran algunas casas, que son tomadas como las más antiguas de la ciudad, y que reciben el nombre de “Casas Mudéjares”.

En la plaza se abre la puerta renacentista de acceso a la Puerta del Capitel de la Alcazaba. Sobre ella y bajo un frontón triangular se puede ver una leyenda alusiva a esta construcción “La ilustre ciudad de Badajoz mandó hacer esta obra y casas siendo corregidor don Nuño de la Cueva. Anno MDXLVIII”.

Su nombre viene del nombramiento de San José como patrón protector tras la reconquista, y por este motivo existió una ermita que ocupaba el solar del actual Convento de las Adoratrices. Se trata de un edificio neogótico, cuya singularidad se acrecienta por ser prácticamente un testigo único de este estilo arquitectónico en la comunidad extremeña. El templo posee un complicado emplazamiento ocupando una estrecha franja de espacio entre la citada plaza de San José, la Alcazaba Árabe y las calles San Atón y Suárez de Figueroa, lo que unido a la pendiente del terreno y su grandiosa fisonomía le confiere una singularidad relevante.

Las fotografías aquí expuestas han sido publicadas por los integrantes del grupo de Facebook: ESTE ES MI BADAJOZ


Galería de Imágenes



Comentarios: 0