Puerta de La Coracha


La Puerta de La Coracha tradicionalmente se la conoce como Puerta de la Traición, auque de forma errónea, puesto que algunos autores la consideraron como la puerta donde el rey portugués Alfonso Enríquez intentó huir del rey Fernando II de León en 1169, tras intentar capturar la ciudad, que estaba en manos de regentes musulmanes, feudatarios del rey leonés. Estudios más recientes demuestran que este hecho histórico tuvo lugar en una puerta de la ciudad, y no de la Alcazaba, y situada más abajo y cerca del río. Aunque muchos la datan esta puerta en la época aftasí, esta opinión es difícil de sostener, puesto que unos sesenta metros más arriba de esta puerta y de sus muros, corría una cerca que limitaba la alcazaba por el norte, desde la Puerta de Yelbes a las recien aparecidas Puertas del Metido. En esta cerca, había torres albarranas de origen almohade y una de ellas se conservó integrada en las ermitas o iglesias de La Consolación y del Rosario.

 

Consta de un arco de herradura con dovelas alternadas de ladrillo y piedra, enmarcado bajo un alfiz rebajado en el muro. No es probable que estos hechos se produjeran en este lugar, puesto que las crónicas dicen que el portugués consiguió entrar en la ciudad que entonces se extendía ya fuera de la alcazaba. Si se encontraba controlada por los árabes, la huída del rey hubo de efectuarse por una de las puertas del recinto exterior.

 




Comentarios: 0